TRM: Dólar 3440.66 COP | Euro 3.810.87

Buscador

Selecciona primero la región de tu interés para facilitar tu búsqueda. Casas y apartamentos de las mejores constructoras del país

> Cómo poner tu casa en venta y no morir en el intento

11 Sep 2018

Cómo poner tu casa en venta y no morir en el intento

Antes de que pongas tu casa en venta, revisa ciertos aspectos que te ayudarán a que tu inmueble se revalorice. Revisa los 5 consejos más importantes.

Poner un anuncio en un portal inmobiliario o contratar a un agente puede ayudarte a que tu casa en venta cambie de dueño rápidamente. Con ellos podrás contactar con mayor facilidad a los potenciales compradores.

También es necesario que tomes algunas medidas para que el inmueble resulte más atractivo. Atento a estos 5 consejos que debes tener en cuenta antes de poner tu casa en venta.

Lista tu casa para venta con estos sencillos pasos

 

Prepara tu casa en venta

La vivienda debe entrar por los ojos del futuro comprador. Es importante que todo esté bien arreglado para que la casa resulte muy atractiva.

 

1. Elimina los desperfectos

Es el momento de pintar la vivienda. Usa pintura blanca, con lo cual conseguirás que el inmueble resulte más luminoso y lograrás disimular los posibles desperfectos.

Arregla todo lo que esté roto, repara las manchas de humedad y fíjate en cuestiones como el color de la silicona de la ducha y en los enchapes de baños y cocina. Todo el lugar debe tener los bombillos que corresponda y todos deben estar en el mejor estado; es decir, funcionando normalmente.

 

De tu interés: Guía de los sí y no en la decoración de baños nuevos.

 

No olvides arreglar las llaves de agua que gotean o los cerramientos de ventanas y puertas que no funcionan bien. Debes tener en cuenta que el interesado revisará la casa en venta a fondo. Procurará no dejar pasar ni un solo detalle.

Esto significa que por cada cuestión que no esté en perfectas condiciones optará por pedirte una rebaja en el precio o, en el peor de los casos, desistirá de hacer la compra.

 

2. Despersonaliza la vivienda

Antes de que lleguen los compradores debes tomarte el tiempo necesario para que tu casa esté a punto. Si hablamos de estilos decorativos, muebles y enseres, el asunto se complica.

El comprador debe ver la casa sin identidad por nombrarlo de alguna forma, lo mejor es que esté vacía. Podría no gustarle tu estilo y empañar la visión de la vivienda. Por ello, es mejor que retires todos tus objetos personales y, si puedes, también el mobiliario.

Mejor que quede impresionado por los espacios y que nada empañe la posibilidad de que pueda imaginar cómo quedaría cada lugar con su propio estilo. De hecho, debe conocer por si mismo los beneficios de comprar una casa, así no perderá la oportunidad de ser dueño de la vivienda que le estás ofreciendo.

Según los profesionales, los vendedores suelen dejar demasiadas cosas personales en medio. Deben entender que la casa en venta va a habitarla otra persona, con sus propios gustos, y que debe tener todo el camino preparado para que se sienta propietaria de la vivienda.

Si no te puedes librar de todos los muebles, procura crear espacios y ambientes. Para ello puedes inspirarte en revistas y a través de internet. Existen miles de consejos para transformar un rincón destartalado en un exquisito lugar de lectura.

Cambia las alfombras viejas y procura que sean de colores neutros. Evita por todos los medios la estridencia. Es mucho mejor pecar de minimalista.

Otro punto caliente es el de los armarios. No importa si has arreglado toda la ropa que hay en su interior. No sirve de nada. Mejor visualízalos como pequeñas habitaciones de la casa y aplica todos los consejos que ya has leído.

 

¡Para ti! Tips para conocer el valor actual de tu casa

 

3. El exterior de la casa

Sal a la calle y échale un vistazo a tu casa. Juzga la impresión que te causa con sinceridad. Ten en cuenta que será lo primero que vean los interesados en adquirir la propiedad y, aunque por dentro la casa sea una belleza, un exterior descuidado o extraño puede espantar a más de un comprador.

Si puedes permitírtelo, aplica un poco de paisajismo al exterior. Unas plantas, césped, unas baldosas de barro, una pérgola… todo ello puede funcionar muy bien y, encima, hacer subir el valor de la vivienda.

 

4. Limpieza y olores

Ni se te ocurra enseñar la casa sucia. Una capa de polvo puede arruinar la visita. Procura que todo esté reluciente y bien limpio. Echa un vistazo a los cristales, que estén transparentes. Pasa el plumero por los marcos de las puertas. Pon mucho empeño en la limpieza de los baños y la cocina.

 

Lee también: Guía para organizar la cocina de tu nuevo hogar

 

Enciende unas velas de olor, pon un poco de incienso, utiliza ambientadores, incluso puedes hornear unas galletas antes de que lleguen para conseguir un aroma dulce y hogareño. Eso sí, huye de los olores muy fuertes. Es mejor ser prudente y dejar que la casa desprenda un aroma suave y moderado.

 

5. Permite la intimidad

Una de las cosas que pone más nervioso a un comprador es que el vendedor vaya pegado a él todo el rato. Permite que tus visitantes, interesados en adquirir tu casa, puedan verla tranquilamente y a solas.

 

Acude a ellos solo si te reclaman para hacerte alguna consulta y, cuando hayas satisfecho su curiosidad, lo mejor es volver a dejarles intimidad y un tiempo considerable para que puedan realizar el recorrido de la casa en venta sin prisas y con total comodidad. Eso también causará buena impresión en los compradores.

 

Así como estás pensando en vender, estás pensando en comprar. Echa un vistazo para saber si estás preparado para comprar una casa nueva.

 

 

Fuentes:

BBC

ABC

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si eres o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam.